LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

Foto LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

Las constelaciones familiares constituyen una disciplina relativamente reciente.  Podemos decir que Hellinger es el que desarrolló una forma especial de “constelación” con la que descubrió que hay reacciones dentro de  las familias que se repiten a lo largo de generaciones.

El procedimiento práctico en una constelación familiar se desarrolla de la siguiente forma; la persona que quiere realizar la constelación elige primero a un representante para cada miembro importante de la familia, así como para él mismo. Después de manera espontánea, sin hablar y sin más explicaciones el cliente asigna uno por uno a cada representante un lugar en el espacio y una dirección de la mirada.

Una vez todos están en su sitio, el cliente vuelve a su lugar. Desde éste momento y hasta el final de la constelación es un simple espectador y observa a los representantes y al conductor/terapeuta de la constelación.

El conductor pide a los representantes que se dejen llevar por las sensaciones del lugar que ocupan, transcurrido un tiempo pregunta a cada uno de ellos por sus percepciones y tensiones presentes en la familia, éste es el momento en el que salen a la luz. Sin dejar de prestar atención a las reacciones de los representantes, el constelador/terapeuta busca soluciones individuales.

El objetivo de las constelaciones de familia de origen no son descubrir las relaciones existentes en una familia, sino solo el bloqueo más fuerte en el que alguien se halla atrapado y está limitado. Son especialmente importantes las conexiones con los miembros fallecidos hace tiempo, muertes prematuras, así como los excluidos de la familia (secretos familiares).

Buscamos llegar al orden adecuado, en el que cada uno se sienta bien en su lugar y donde la constelación tenga un final natural. Por último el cliente toma conciencia de esa nueva imagen, y  sustituye al representante en el lugar que hasta ese momento ocupaba en la constelación

Las constelaciones son una especie de inventario de las energías sublimes presentes en una familia, esto determina el lugar que cada miembro ocupa, la distancia que mantiene respecto a los demás miembros de la familia y la dirección en la que mira.

El conductor/terapeuta está atento a las energías y a los impulsos de los representantes y para ello utiliza todos sus sentidos. Los representantes, en su papel, advierten percepciones físicas, sensaciones y relaciones de la persona a la que representan.

Ahora bien, tenemos que tener en cuenta que algunos clientes se pueden sentir superados al realizar una constelación en grupo y necesitan el contacto personal con el terapeuta. El trabajo individual también puede ser una forma de preparación para acercarse a las constelaciones familiares.

La forma más sencilla es ordenar a la familia con figuras que se simbolizan sobre una superficie (aunque las figuras son independientes del contexto de las constelaciones familiares ya que se utilizan también en otras terapias). El empleo de figuras permite la realización de un inventario mediante cambios espaciales donde pueden explorarse las relaciones por ejemplo: ¿Qué ocurriría si tu padre se pusiera aquí, a lado de tu madre?, y el constelador coloca la figura en este lugar a modo de prueba. De esta forma el terapeuta le permite al constelador dejar penetrar con cuidado los estímulos en el trabajo de la constelación, de esta manera puede realizar sus propios experimentos, estudiando el efecto de determinadas frases y el cambio de lugares. En cierto sentido el trabajo es como un juego aunque con frecuencia tiene un efecto profundo y sorprendente. Bajo este modelo pueden participar incluso los niños.

Las constelaciones familiares entran dentro de lo que se entiende como "Terapias Breves", esto significa que son muy impactantes y que en un corto periodo de tiempo la persona es capaz de darse cuenta y asimilar cosas que en otro tipo de terapia tardaría meses e incluso años. Por tanto es una terapia muy poderosa y una herramienta para el psicólogo.

¿Qué se constela? Pautas repetitivas, conductas dificiles, pautas destructivas, enfermedades, relaciones padres-hijos... Aunque no olvidemos que a nivel de organizaciones también se pueden constelar problemas laborales.

 

Comparte la noticia